El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó la fabricación de pruebas en contra de la exsecretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, en el proceso penal.

Luego de que la exfuncionaria pública denunciara en una carta dirigida al primer mandatario, que la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, falseó en las investigaciones sobre sus declaraciones patrimoniales, para inhabilitarla hasta por 10 años en cualquier escaño del gobierno.

“A nadie se le persigue, ni se le fabrican delitos, eso ya pasó al basurero de la historia. Eso era antes cuando a los adversarios, a los que consideraban enemigos, los destruían fabricándoles delitos, eso se hacía hasta hace poco y se hizo durante mucho tiempo en los gobiernos anteriores”, defendió durante la conferencia mañanera.

Aclaró que la inhabilitación desde la Función Pública se realizó por una denuncia pública, la cual se inició desde antes del cambio de gobierno. Además de que no tiene efectos en el proceso penal que lleva el Poder Judicial de la Federación.

“Es un trámite administrativo que no implica una decisión en lo judicial, no tiene una repercusión”, garantizó.

Sin embargo, lamentó la situación de la también exjefa de gobierno de la Ciudad de México, pues no ha sido su intención perjudicarla.

“Lamento mucho todo esto, nosotros no tenemos intención de perjudicar a nadie, lo dije desde mi toma de posesión, no es mi fuerte la venganza. No podemos detener procesos en curso, iniciados. En este caso eran denuncias que se habían presentado con anterioridad”, aclaró.

Ayer, la hija de Robles, Mariana Moguel, leyó una carta dirigida al primer mandatario en la que, además de acusar violaciones al debido proceso, la extitular de la Sedatu exigió seguir su proceso en libertad, como se le concedió a Florence Cassez y a los presuntos culpables de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

El Sol de México

You May Also Like