almodovar

El cineasta español Pedro Almodóvar confesó que un sacerdote intentó abusar de él cuando estudiaba en un colegio de franciscanos de Cáceres, España.

El realizador, quien presentará en el Festival Internacional de Cine de Cannes Dolor y gloria, en la que toca el tema de la pederastia clerical, relató que en ese entonces tenía 10 años y hubo muchos abusos en dicha escuela, particularmente a los niños más pequeños. “Recuerdo al menos 20 niños que vivían en el colegio y fueron acosados. También intentaron conmigo, pero siempre logré escapar.

“Había un sacerdote que siempre me daba la mano para besarla, pero yo nunca lo hice, siempre huía y cuando estaba solo, no caminaba, corría”, agregó.

Aseguró que en el colegio hubo “muchos abusos. Con mis compañeros pasaba las 24 horas del día. En el dormitorio, por la noche, nos contábamos nuestras experiencias. Teníamos miedo”, señaló en una entrevista con la edición italiana de Vanity Fair.

“Experiencia terrible”

Almodóvar calificó como “experiencia terrible” el paso por un colegio de sacerdotes que lo convirtió en “un niño ignorante que todo el tiempo estaba cantando, con maestros completamente inadecuados para la tarea e inquietantes en otros aspectos. Desde luego, no quería ser sacerdote, pero sí aprender algo, resolver mis dudas relacionadas con la existencia de Dios”, afirmó.

El realizador manchego recordó que un clérigo, con quien habló del asunto en confesión, le pidió no comentarlo con nadie más; “¿cómo entiendes a un adulto que se comporta así?”

Almodóvar también recordó la “frustración” de ver escapar a los culpables. “Los rumores de los abusos habían llegado más allá de los muros del colegio y los casos eran tan concretos y tan numerosos que el liderazgo salesiano no podía hacer nada más que intervenir. ¿Y cómo intervinieron? Enviaron a los sacerdotes a un internado para adolescentes y no hubo ningún castigo”, sostuvo.

El cineasta también señaló al Vaticano y sus responsabilidades en este asunto. “No sé si el Papa lleva a cabo una revolución o si no está haciendo nada. Lo que sé es que no está haciendo lo suficiente. No sólo contra el abuso, sino también con todo lo que tiene que ver con la sexualidad de los sacerdotes”.

Para Almodóvar, al Papa “nunca se le ocurrió pensar que los hombres y las mujeres son seres humanos y tienen deseos que no se pueden cortar como se hace con una rama de árbol. Estoy seguro de que si se dijera adiós al celibato, desaparecería 90 por ciento de los abusos”, planteó.

“Lo mismo ocurre con el papel de las mujeres que no pueden decir misa ni dar comunión. En un momento histórico en el que el feminismo asoma la cabeza, la Iglesia continúa considerando a la mujer como un ser inferior sin ningún derecho”, concluyó.

Britney Spears obtiene orden de alejamiento contra exconfidente

Britney Spears obtuvo una orden temporal de alejamiento contra un exconfidente que según la cantante ha vuelto a acosarla a ella y su familia.

Un juez le ordenó el miércoles a Sam Lutfi, de 44 años, quien enfrenta batallas legales con la familia Spears desde hace una década, mantenerse al menos a 183 metros de la cantante, sus padres y sus hijos, de 12 y 13 años.

El juez también le ordenó que no contacte ni hable mal de ningún miembro de la familia.

Según la solicitud de la orden de alejamiento, Lutfi ha estado enviando textos hostigadores y amenazantes a la familia Spears y los ha denigrado en redes sociales.

Las acciones del señor Lutfi han causado trauma mental severo en un momento en que la señorita Spears se está recuperando del estrés relacionado con la salud de su padre y su trabajo“, dice el documento.

En enero, Spears inició una pausa por tiempo indeterminado en su carrera y postergó el inicio de una residencia musical en Las Vegas para poder dedicarse a la convalecencia de su padre.

Lutfi dijo que no ha hecho contacto con Spears desde el 2009, cuando la cantante obtuvo otra orden restrictiva en su contra.

Lutfi tuvo una gran presencia en la vida de Spears mientras ésta se encontraba en la cúspide de la fama, y alegó ser su manager en los años previos al colapso emocional público que sufrió en el 2008.

Sus problemas llevaron a una corte colocarla bajo la tutela de su padre, Jamie, y sus abogados para que se hicieran cargo de sus asuntos, decisión que sigue vigente una década después. Una audiencia sobre el acuerdo está prevista para el viernes, y un juez decidió el miércoles que un abogado de la madre de Britney y exesposa de Jamie, Lynne Spears, podría ser parte del proceso.

Lynne Spears no ha tenido participación en la tutela de su hija.

La orden de alejamiento concedida el miércoles también alega que Lutfi ha buscado socavar la tutela.

Lutfi demandó a la familia Spears en el 2009 argumentando que Britney Spears había incumplido un contrato que tenía con él, Jamie Spears lo había golpeado y Lynne Spears lo había difamado en un libro de memorias.

Un juez desestimó la demanda en el 2012, otro juez la restauró más tarde en una apelación, y las partes la resolvieron en el 2016.

La Jornada

You May Also Like