Tacubaya

53 fue el número de personas que murieron de manera injusta el 11 de abril de 1859 en Tacubaya a manos de oficiales conservadores. Médicos, estudiantes, un abogado o simplemente jóvenes que se ofrecieron a atender a los heridos de ambos bandos perdieron la vida ese día, quedando grabados en la historia como los mártires de Tacubaya.

La dictadura impuesta por Antonio López de Santa Anna llega a su fin en 1855 tras ser derrocada por la Revolución de Ayutla, suceso que da origen a un nuevo régimen de ideología liberal en el que se gesta la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos de 1857. Fueron muchas las modificaciones ocasionadas por este documento, pero sin duda una de las más polémicas fue la separación Iglesia-Estado.

En una sociedad sumamente católica, esta segmentación incentivó el surgimiento de dos grandes bandos: liberales y conservadores, este último grupo rechaza por completo las nuevas disposiciones. Tacubaya, un sitio ubicado a las afueras de la Ciudad de México, se había convertido en un lugar de descanso para la élite política; además allí tanto liberales como conservadores se reunían a deliberar acerca de la política del país.

Los primeros días de abril de 1859, las tropas del general conservador Leonardo Márquez deciden trasladarse a Tacubaya, rumor que no tarda en llegar a los liberales que prevén un inminente enfrentamiento bélico. Un grupo de jóvenes estudiantes se percatan de que este último grupo no dispone de los médicos suficientes, razón por la que deciden ofrecerse como voluntarios para la atención de los heridos de ambos bandos.

Los conservadores superaban ampliamente las tropas de los liberales; al general Santos Degollado, al percatarse de esta situación ordena la retirada de su ejército. Finalizado el enfrentamiento el general conservador Miguel Miramón decide ejecutar a todos los oficiales y jefes liberales que habían quedado prisioneros.

Al escuchar los disparos, el 11 de abril, los médicos se niegan a abandonar a los heridos. No obstante, minutos más tarde irrumpe el ejército conservador y separan violentamente a los estudiantes de sus pacientes, para instantes después dar muerte a los médicos Ildefonso Portugal, Gabriel Rivero, Manuel Sánchez, Alberto Abad y Juan Duval, el abogado Manuel Mateos y los jóvenes Juan Díaz Covarrubias y José M. Sánchez.

Un grupo de civiles que nada tenían que ver con el enfrentamiento también resultaron muertos durante esta masacre, dejando como resultado 53 personas fallecidas de manera injusta. La francesa María Couture, quien también prestó asistencia a los heridos, es recordada por haber intentado salvar la vida de los jóvenes médicos; a pesar de no alcanzar su objetivo atendió las últimas peticiones de los sentenciados y guardo sus objetos personales para enviar a sus familias, aunque éstos le serían arrebatados por los soldados conservadores.

Esta matanza fue conocida no sólo a nivel nacional, sino también en todo el mundo. Este día le valió a Leonardo Márquez el apodo de “el Tigre de Tacubaya”; quien al ser cuestionado por los excesos de violencia cometidos, el general argumentó para justificar sus actos haber aplicado la Ley de Conspiraciones.

Universia México

You May Also Like