legalizar

Donald Trump y Joe Biden se enfrentaron en su debate final, en la universidad de Belmong, en Nashville, Tennessee, donde la pandemia, la migración, la sombra de Vladimir Putin, los negocios de mandatario en China y los del hijo del demócrata en Ucrania, así como los impuestos del republicano, el clima y la crisis económica cubrieron los 90 minutos.

Con Trump a la zaga y con la necesidad de cambiar la trayectoria de la campaña, el debate podría resultar fundamental, aunque ya se han emitido más de 47 millones de votos y hay menos votantes indecisos que en años anteriores. El debate fue moderado por la periodista Kristen Welker, de NBC.

En su oportunidad, Biden responsabilizó a Trump por las 220 mil muertes que ha dejado el COVID, por lo que no debe de ser reelecto. “Quien sea responsable por esa cantidad de fallecidos no debe de quedarse como presidente”, dijo el demócrata y agregó que el republicano no tiene un plan nacional integral para combatir al coronavirus.

El presidente respondió que la mortalidad ha bajado muchísimo, que su “gobierno está luchando contra el virus. Tenemos una vacuna que va a ser anunciada en las próximas semanas y será distribuida por el ejército. Estamos doblando la esquina. Esta pandemia se está yendo”. Con este argumento señaló que “tenemos que abrir las escuelas, abrir nuestra nación o no tendremos una nación”.

“Yo tuve Covid-19 y me mejoré. Me dieron una terapia, y me mejoré muy rápidamente. Ahora estoy inmune, cuatro meses o toda la vida”, dijo el mandatario. “Estamos aprendiendo a vivir con ello”, dijo Trump y Biden reviró, están “aprendiendo a morir con ello”.

Sobre la política internacional, el demócrata afirmó “Rusia no quiere que yo sea presidente porque yo conozco bien al presidente Vladimir Putin. No sé por qué Trump no quiere enfrentarse con Putin”.

El mandatario destacó las acusaciones de que Hunter Biden, hijo del demócrata, usó sus influencias en el tema de Ucrania y dice que el exvidepresidente tomó dinero de Rusia. El demócrata negó lo dicho.

Contraatacó con el argumento de que “China y Rusia le pagaron un montón de dinero a Trump y él nunca mostró sus declaraciones de impuestos”.

Sobre migración, Biden dijo que de ganar abrirá una vía para la ciudadanía a 11 millones de indocumentados, a través de una reforma migratoria en sus primeros 100 días de gobierno.

Sobre los 4 mil niños separados de sus padres y más de 500 aún no localizados, Trump afirmó que los llamados “coyotes” y cárteles llevan a los niños a Estados Unidos.

El exvicepresidente dijo que los niños fueron arrancados de los brazos de sus padres, “Esto es criminal”. Trump apuntó que son bien tratados, en instalaciones limpias, y que él no construyó las “jaulas”, sino Obama. Acusó a Biden de haberse desempeñado ocho años como vicepresidente sin haber logrado una reforma migratoria.

Sobre el tema de racismo, Biden acusó a Trump de alejarse de la inclusión y acercarse a la exclusión, mientras que el republicano aseguró que su rival nunca ha hecho nada por la comunidad afroamericana.

Biden concluyó de ganar la presidencia representará a todos los estadounidenses. “Les daré esperanza, en lugar de miedo. Hay enormes oportunidades para mejorar. Podemos mejorar con la economía, con el combate al racismo”, añadió.

El Financiero

You May Also Like