Luego de las quejas por parte del Consejo Coordinador Empresarial y la Confederación Patronal de la República Mexicana, por no haber sido ignoradas sus demandas en la reforma fiscal, donde se establece la facturación falsa como delito de delincuencia organizada, el presidente Andrés Manuel López Obrador opinó que esa postura: “los deja muy mal parados”.

Durante la conferencia mañanera les cuestionó que defiendan la facturación falsa, cuando ellos no deberían preocuparse por las nuevas sanciones, si cumplen con sus declaraciones fiscales y no crean empresas fantasmas.

Me dejo anonadado este asunto. Si ellos no falsifican facturas, si ellos no constituyen empresas fantasmas, ¿qué les va a preocupar?

Insistió en que es “increíble” que se escandalicen y no protesten por los delincuentes de cuello blanco, cuando son ellos los que más daño le han hecho al país, pues la Secretaría de Hacienda y Crédito Público dejaba de recibir hasta 354 mil 512 millones de pesos por facturación falsa.

“Ustedes saben que no era delito grave el robo de combustible y por qué no va a ser grave el que se falsifiquen facturas”, argumentó.

Ayer en un comunicado el CCE reclamó que no fueron atendidas sus principales demandas, entre las que destaca la oposición a que a partir de la facturación falsa de nueve millones de pesos, se estipule prisión preventiva por más de 13 años.

Mientras que la COPARMEX advirtió que no interpondrán amparos contra la nueva legislación, por considerar que promueve el “terrorismo fiscal” y les dieron “atole con el dedo”, después de un sin número de reuniones con las secretarías de estado y el Congreso de la Unión, previo a la aprobación.

El Sol de México

You May Also Like