desarrollan

Con la tecnología actual, podemos realizar esculturas en 3D, piezas mecánicas, prótesis e incluso pistolas y alimentos. Sin embargo, un equipo de ingenieros biomédicos de la Universidad de Utah desarrolló un método de impresión 3D de células, para producir tejido humano como los ligamentos y los tendones, un proceso que mejorará en gran medida la recuperación del paciente.

De acuerdo con un artículo publicado en el Journal of Tissue Engineering, una persona con un ligamento, tendón o disco roto gravemente dañado podría simplemente tener un nuevo tejido de reemplazo impreso y que pueda ser implantado en el área dañada.

Por su parte, el profesor de ingeniería biomédica de la Universidad de Utah, Robby Bowles, quien es coautor del artículo junto con David Ede, comentó acerca de esta innovación:

“Permitirá que los pacientes reciban tejidos de reemplazo sin cirugías adicionales y sin tener que extraer tejido de otros sitios, lo que tiene su propia fuente de problemas”.

Células madre útiles para impresión 3D

El método de impresión 3D –– que llevó dos años de investigación –– consiste en extraer células madre de la grasa corporal del propio paciente e imprimirlas en una capa de hidrogel para formar un tendón o ligamento que luego crecería in vitro en un cultivo antes de ser implantado.

Pero este es un proceso complicado debido a que el tejido que se utiliza es conectivo, es decir, está formado por diferentes células en patrones complejos. Por ejemplo, las células que forman un tendón o ligamento deben pasar gradualmente a las células óseas para que el tejido se pueda unir al hueso.

“Esta es una técnica nos permite poner células muy específicamente donde las queremos”, comentó Bowles sobre el proceso de impresión.

Para lograrlo, los investigadores utilizaron una impresora 3D que se usa normalmente para imprimir anticuerpos para aplicaciones de detección de cáncer. Pero el equipo de Bowles desarrolló un cabezal –– pieza de un aparato de grabación y reproducción que sirve para leer o borrar lo grabado en una cinta –– de impresión especial para la impresora, con el fin de que esta lograra depositar células humanas de la manera requerida. Para probar el concepto, el equipo imprimió células modificadas genéticamente que mostró un color fluorescente para que pudieran visualizar el producto final.

Bowles, quien se especializa en investigación musculoesquelética, dijo que la tecnología actualmente está diseñada para crear ligamentos, tendones y discos espinales, pero “literalmente podría usarse para cualquier tipo de aplicación de ingeniería de tejidos, incluso la impresión de órganos completos, una idea que los investigadores han estado estudiando durante años”, comentó.

Revista Muy Interesante

You May Also Like