popo

La Coordinación Nacional de Protección Civil informó ayer que se registró otra explosión del volcán Popocatépetl a las 19:48 horas. El coloso lanzó fragmentos incandescentes hasta dos kilómetros sobre las laderas y una columna de ceniza de tres kilómetros al sureste.

La expulsión de fragmentos se observó desde los municipios de Amecameca, Atlautla, Ozumba y Ecatzingo, en el Estado de México.

Desde la mañana, autoridades federales elevaron el Semáforo de Alerta Volcánica de Amarillo Fase 2 a Amarillo Fase 3. En conferencia de prensa, David León Romero, coordinador nacional de Protección Civil, explicó que el volcán pasó de la construcción de domos a la presencia de cuerpos de magma, que modificaron las explosiones.

La Fase 3 implica mantener las rutas de evacuación en buenas condiciones y la señalización adecuada, verificar que los refugios temporales continúen en buenas condiciones y realizar simulacros locales y uno regional.

En tanto, Óscar Zepeda Ramos, director general de Protección Civil, detalló que están en el diseño y coordinación con los estados para definir los protocolos de actuación.

Por su parte, el coordinador estatal de Protección Civil, Luis Felipe Puente pidió a los ciudadanos informarse sólo en cuentas oficiales sobre la situación del volcán Popocatépetl, luego de que esta mañana el Cenapred anunció que el semáforo de Alerta Volcánica pasó a Amarillo Fase 3.

En la cuenta @pciviledomex, el funcionario estatal recomendó atender las indicaciones de las autoridades en las cuentas oficiales @CNPC_MX @pciviledomex @LUISFELIPE_P, para permanecer informado acerca de la actividad del volcán y otros fenómenos naturales, así como no difundir noticias falsas.

Algunas de las recomendaciones son evitar hacer actividades al aire libre, proteger los ojos, nariz y boca, en caso de salir a la intemperie; cerrar puertas y ventanas y sellar con trapos húmedos las rendijas y las ventilas, para limitar la entrada de ceniza a casas y edificios.

Además, sacudir la ceniza con plumeros para que no se rayen las superficies, tapar tinacos y otros depósitos para que no se contaminen, cubre aparatos, equipos y automóviles para que no se deterioren ni rayen.

Asimismo, evitar conducir el automóvil, ya que la ceniza reduce la visibilidad y vuelve el pavimento resbaladizo. Los niños y las personas adultas mayores y con enfermedades respiratorias deben evitar el contacto con la ceniza y vigilar el agua y alimentos de las mascotas para que no se contaminen.

La Crónica

You May Also Like