El socialista Pedro Sánchez no buscará una nueva votación parlamentaria para seguir encabezando el Gobierno español tras la negativa del resto de los partidos a respaldarlo, anunció el martes el palacio real, allanando el camino para una nueva elección en noviembre, la cuarta del país en cuatro años.

El jefe de Estado, el rey Felipe VI, que había conversado con los líderes políticos para verificar si era factible la formación de un gobierno, no propondrá ningún otro candidato para la presidencia, añadió el palacio.

Sánchez se embarcó el martes en una ronda de llamadas telefónicas con los líderes de los partidos rivales para tratar de salir del estancamiento político que vive el país, pero la cuarta economía de la zona euro sigue en un limbo desde las elecciones de abril, que los socialistas de Sánchez ganaron pero sin los escaños suficientes para gobernar en solitario.

El presidente en funciones habló por teléfono con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera; con el de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y con Pablo Casado, jefe del Partido Popular (PP), para saber si respaldarían su candidatura para seguir en la presidencia del Gobierno, dijo una fuente socialista.

Rivera, que en la víspera había lanzado una propuesta de última hora al PP para que permitieran gobernar al PSOE mediante su abstención si el Gobierno socialista aceptaba una serie de condiciones, dijo que la respuesta de Sánchez a la oferta era una “tomadura de pelo” y le volvió a acusar de mentiroso.

Por su parte, el líder socialista ya había indicado que el Gobierno ya cumplía las condiciones y por lo tanto no había motivos para bloquear la investidura.

Rivera estableció el lunes tres condiciones para abandonar la oposición a Sánchez: que el Gobierno se comprometa a no subir los impuestos, que vuelva a aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña si el Gobierno regional rechaza la sentencia del juicio a los líderes del procés y que rompa el pacto con la izquierda nacionalista vasca en Navarra.

Por su parte, Iglesias le dijo a Sánchez en la llamada del martes que no había cambiado de postura y que si no está de acuerdo con una coalición, no apoyaría al socialista en una investidura, dijeron fuentes del PSOE y de Podemos.

Sánchez lleva meses diciendo que Podemos es su socio preferido, pero ha rechazado la idea de tal coalición.

Reuters

Total
3
Shares
Compartir ....
Share on Facebook
Facebook
You May Also Like