porfirio

En su llegada a la sede de Morena para declararse “ganador legítimo” de la dirigencia del partido, Porfirio Muñoz Ledo, uno de los aspirantes a dicho cargo, se topó con un colectivo de aproximadamente 10 feministas, las cuales bloquearon el recinto para acusarlo de hostigamiento y abuso sexual.

Las inconformes iban encapuchadas y se pronunciaron en contra de la violencia de género y acoso sexual dentro del partido. Al lugar, ubicado en la calle Chihuahua 216, en la colonia Roma, también llegaron simpatizantes del candidato, por lo que se registraron ligeras confrontaciones entre ambos grupos.

Ante esto, el expresidente de la Mesa Directiva señaló que la toma de la sede en un asalto violento fue provocada por el candidato que derrotó (Mario Delgado) y demandó tanto el cese de hostilidades como la inversión multimillonaria en la vida del partido.

“Pido a la militancia de Morena que se pronuncie en favor de la legalidad y la concordia por todos los medios a su alcance”, señaló Muñoz Ledo en su cuenta de Twitter.

Por su parte, Estefanía Veloz, activista y feminista, recriminó y acusó a Muñoz Ledo de haberla acosado.

ContraRéplica

You May Also Like