Las autoridades federales establecieron lineamientos más estrictos para el avistamiento y nado con tiburón ballena, como práctica turística, con la entrada en vigor de la Norma Oficial Mexicana de la Semarnat, que a diferencia de la anterior será de aplicación obligatoria.

Entre las principales restricciones se encuentra el uso de protectores solares, movimientos o ruidos que puedan generar estrés en la especie o bien inhibir su proceso de alimentación, así como acciones que dañen directamente la calidad del agua, como arrojar residuos de alimentos, aceites de embarcaciones o cualquier tipo de desecho.

Otras de las especificaciones para los prestadores de servicios son contar con guías especializados, contar con certificado de seguridad marítima, distancia mínima de cinco metros del tiburón ballena ni movimientos que puedan perturbar a la especie.

Si bien en 2008 fue decretada la Norma Oficial 148 que establecía los lineamientos para el desarrollo de dicha actividad, se trataba de una norma de aplicación voluntaria, por lo que no resultó suficiente la regulación, según la justificación de este nuevo instrumento.

Este pez, incluido en la lista roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés), permanece en las costas de Quintana Roo para alimentarse entre abril y septiembre cada año, en las aguas cercanas a Holbox e Isla Contoy, donde se realizan actividades turísticas.

El tiburón ballena es una especie vulnerable a diversas actividades debido a su abundancia relativamente baja, talla grande, hábitos de nado en superficie, crecimiento lento y alta longevidad, expone la nueva Norma, que se trabaja desde 2017.

Entre las amenazas a las que se enfrenta la especie destaca la pesca incidental, la colisión con embarcaciones que puede provocarles lesiones incluso letales, así como los riesgos asociados a las actividades turísticas de observación y nado de forma no regulada.

Entre las organizaciones de Quintana Roo que apoyaron para la elaboración de la Norma se encuentran la Asociación Ecoturismo Isla Mujeres A.C., Asociados Náuticos Cancún y Ch’ooj Ajauil, así como Pronatura Península de Yucatán.

SIPSE

You May Also Like