Los ejidatarios no serán forzados a ser parte del Tren Maya, aseguró Pablo Careaga Córdova, enlace del proyecto en el tramo Tulum-Bacalar, quien mencionó que el mecanismo para la obtención de tierras es invitar al ejido a asociarse al proyecto por medio de la aportación de tierras.

“Es opcional, a los ejidos que les parezca una propuesta interesante son bienvenidos”, dijo, y recordó que la ruta se va por derechos de vías federales, “la aportación de tierras para las estaciones es opcional, si no quieren no”.

Dijo que hasta ahora no está definido dónde estarán ubicadas las estaciones porque están en las negociaciones para la adquisición de la tierra.

Recordó que recientemente se dio el fallo de la primera licitación para los estudios de ingeniería básica, que fue ganada por un consorcio de empresas.

“Es el único proyecto en la historia de México acompañado desde su planteamiento hasta su ejecución por la ONU”, destacó.

En Quintana Roo esperan empezar los trabajos en un año aproximadamente y la meta es entrar en operaciones un año antes de que concluya el mandato de AMLO. La construcción empezará en la vía que va de Palenque a Valladolid.

No descartó la contratación de migrantes en su construcción pues el proyecto requerirá mucha mano de obra y negó algún conflicto con el INAH ya que están trabajando de la mano, incluso “hay un convenio firmado con la secretaría de Cultura para promover el desarrollo”.

La Jornada Maya

You May Also Like