El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, aseguró que “un tropiezo táctico, no invalida la estrategia en materia de seguridad”, por lo que reconoció que las decisiones tomadas en Culiacán, merecieron severas críticas.

Dijo que en el operativo donde se dejó libre a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, hace 15 días, detalló que la decisión de retirarse del inmueble donde estaba el supuesto delincuente, se debió a que se cuidó a las personas y se evitó lo que pudo ser un escenario de guerra y derramamiento de sangre.

Dejó claro que no habrá ningún montaje sobre este tema, por lo que sentenció que “ninguna organización delictiva es más poderosa que el Estado mexicano”.

En conferencia de prensa desde Palacio Nacional, Durazo Montaño comentó que de nada sirvió la guerra contra el narcotráfico en el sexenio pasado, porque los muertos se acumularon y a pesar de la aparatosa captura de los cabecillas, la violencia creció.

Afirmó que en esa guerra contra el narcotráfico no se atendieron las causas y estas agravaron las condiciones de inseguridad, por lo que en este nuevo gobierno el plan de paz y de seguridad parte de un principio: “La Paz y la tranquilidad son fruto de la justicia”.

El funcionario federal acotó que en el gobierno:

No creemos en los atajos de la violencia. No seguimos la idea conservadora de la guerra contra el narco

Manifestó que en el sexenio pasado se detuvieron a 120 de 122 objetivos o líderes del narcotráfico y nunca hubo un “congelamiento” de cuentas bancarias, por lo que “eso, en este gobierno, se acabó”.

El Sol de México

You May Also Like