El gobierno del presidente Donald Trump aseguró que se cometen abusos en Venezuela, Cuba y Nicaragua en su reporte anual sobre el estado de los derechos humanos en el mundo. En el documento calificó el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi como una violación de estas garantías.

En respuesta, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, tuiteó: #EU carece de autoridad moral en materia de #DH. Es un represor global. Discrimina a las minorías, hace más pobres a los pobres, priva a millones de ciudadanos al voto, viola los #DH de los migrantes y abundan los casos de abuso sexual a menores en custodia de las autoridades.

El Departamento de Estado aseveró que funcionarios del gobierno (venezolano), cumpliendo órdenes de sus superiores, cometieron la mayoría de las violaciones a los derechos humanos y se negaron a investigar o procesar a aquellos que cometieron abusos. La impunidad para los perpetrados sigue siendo la norma, señaló.

En Venezuela, indica el documento, abundaron en el año matanzas extrajudiciales, tortura, brutales condiciones carcelarias, violación de las libertades de expresión y de prensa, fraude electoral, corrupción, impunidad, tráfico de personas y trabajo infantil.

Mike Pompeo, jefe de la diplomacia de Estados Unidos, destacó los abusos en Nicaragua del gobierno de Daniel Ortega, durante la rueda de prensa para dar a conocer el informe anual del Departamento de Estado sobre la situación mundial en materia de derechos humanos.

El reporte de 2018 –que el Congreso utiliza como referencia para determinar la ayuda al exterior–, señala al igual que otros años graves violaciones a los derechos humanos en Cuba y Venezuela. Pero se explaya sobre Nicaragua, sacudida el año pasado por masivas protestas contra el gobierno.

En el país centroamericano los derechos humanos se deterioraron notablemente, apunta el reporte.

Agrega que el sistema político altamente centralizado y autoritariodel presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, ordenó a fuerzas policiales y parapoliciales reprimir las manifestaciones que estallaron en abril.

Como resultado, da cuenta de 325 muertos, 2 mil heridos, cientos de detenidos ilegalmente y torturados, y más de 52 mil exiliados en países vecinos hasta noviembre.

La Jornada

You May Also Like